Diferencias entre la lejía para la limpieza y la lejía alimentaria

La lejía es un producto de limpieza. Se usa como desinfectante para limpiar el suelo de los baños u otras superficies. Además, también es uno de los productos de limpieza para lavandería que se suele usar en múltiples aplicaciones.

Sin embargo, estos no son sus únicos usos ya que la lejía también puede utilizarse en el área de la cocina, piscinas o en sistemas para purificar las aguas.

Hay un tipo de lejía que sirve para lavar los alimentos y su nivel de concentración de cloro es inferior a las lejías convencionales. No obstante, funciona como astringente y es ideal para eliminar la salmonella, eschericha coli u otras bacterias.

Diferencias entre las lejías

Hay dos tipos de lejías: la que se utiliza para limpiar baldosas, suelos, ropa u otros objetos y la que se usa para desinfectar alimentos como frutas y verduras. Ambas contienen cloro en diferentes concentraciones.

Para su elaboración las lejías pasan por un estricto control de calidad que les permite su uso. La lejía convencional no debe usarse para limpiar los alimentos ya que puede ser perjudicial para el organismo.

Lo que las diferencias son los compuestos químicos, la alimentaria no contiene detergentes ni sustancias tóxicas y es por eso que está permitido su uso para la limpieza de los alimentos. La convencional, en cambio, contiene desinfectante en alta concentración para convertirlo en un producto blanqueador.

En todo caso, antes de uso se recomienda leer las instrucciones de uso y mantener los productos alejados del alcance de los niños.